La evolución de las lonas de los toldos

96 391 37 84
La evolución de las lonas de los toldos

A lo largo de los últimos 25 años nos hemos dedicado a la instalación de toldos en Valencia y, echando la vista atrás, nos damos cuenta de los mucho que han cambiado los toldos en este tiempo. Cuando empezábamos a trabajar, prácticamente la única tela que podíamos utilizar para los toldos era la lona de algodón. En diferentes grosores o con estampados diferentes, sí, pero únicamente lona de algodón.

Dos eran los grandes problemas que este tejido suponía para la instalación de toldos en Valencia: El peso, aumentado por su capacidad de absorción de agua, y la fragilidad de los colores ante los rayos del sol. Cada vez que caía un chaparrón, el toldo llegaba a triplicar su peso por el agua absorbida. Además, en las telas húmedas, era mucho más fácil que crecieran los hongos, por lo que, con el tiempo, la lona se iba debilitando poco a poco. Debido a este peso, los elementos de sujeción que entonces empleábamos para sujetarlos a las paredes tenían que ser obligatoriamente de hierro cosa que también limitaba el tamaño de los toldos.

Sin embargo, la utilización de fibras acrílicas en la fabricación de lonas ha hecho posible que los toldos modernos sean mucho más ligeros, que no solo no absorban el agua de lluvia, sino que la repelan, y que sus colores sean mucho más resistentes a los rayos UVA. Al ser más ligeras las lonas, las estructuras ya no tienen que ser necesariamente de hierro, sino que podemos utilizar materiales más livianos como el aluminio o el PVC, lo que nos permite colocar toldos y pérgolas mucho más grandes que antaño.

Cualquiera que sea la superficie que quieras cubrir, en Di-Mar Persianas y Toldos podemos hacerlo.